Nueva modificación en el Reglamento de Circulación que afecta al Servicio de Auxilio en Carretera

Modificación del Reglamento General de CirculaciónVehículos y Conductores

En el B.O.E de hoy se ha publicado la modificación del Reglamento General de CirculaciónVehículos y Conductores que reforma el marco jurídico de todas aquellas materias que precisaban de actualización en lo que a circulación de vehículos en nuestro país se refiere, con objeto de poder disponer de una norma que permita cumplir los retos de movilidad segura y sostenible de los próximos años.

En cuanto a lo que se refiere el Real Decreto que regula los servicios de auxilio en vías públicas, en busca de aumentar la seguridad de los trabajadores y usuarios durante las operaciones de auxilio en carretera.

El objetivo de esta nueva regulación es la de «garantizar la seguridad en estas actuaciones, ya que cerca de los 11.000 vehículos que efectúan a diario operaciones de ayuda y rescate se exponen a un alto grado de peligrosidad».

El real decreto consta de once artículos, tres disposiciones adicionales, dos disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y siete disposiciones finales.

En sus primeros tres artículos, este real decreto establece el objeto, las definiciones necesarias para la correcta interpretación del texto y el ámbito de aplicación del mismo.

A continuación establece las características generales que deben respetarse mientras se lleven a cabo las tareas propias de las operaciones de auxilio en vías públicas, con las condiciones de circulación de los vehículos y su equipamiento y señalización.

Para conseguir una mayor alerta y diferenciación de estos vehículos al objeto de que su operativa sea lo más rápida y ejecutiva posible, se establece una señalización luminosa mejorada y una señalización acústica, todo ello con la pretensión de mejorar la movilidad de todos los usuarios de la vías reduciendo los tiempos de espera y retraso debido a las posibles congestiones que pueda producir un vehículo inmovilizado, y siempre bajo el criterio de que una operación rápida incrementa las condiciones de seguridad del flujo circulatorio y por ello mejora de forma notable la seguridad vial.

Se indican también los requisitos y condiciones a cumplir por los operarios de auxilio en vías públicas, profesionales encargados de realizar las tareas de estas operaciones y los requisitos mínimos de seguridad a respetar durante las mismas, introduciendo como novedad la FORMACIÓN de estos trabajadores.

Se aumenta la seguridad de los operarios de auxilio, ya que los vehículos deberán estar dotados de distintivos retrorreflectantes en un tercio de la superficie disponible frontal, lateral y trasera del vehículo

Asimismo, se introduce la novedad de la obligación de comunicar la inmovilización o accidente de un vehículo por medios telemáticos.

La retirada y depósito de los vehículos es objeto de regulación en el artículo 9 del real decreto, en el que se establecen los criterios bajo los que debe llevarse, al amparo de los contemplados en el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, la retirada de aquellos vehículos inmovilizados que supongan un riesgo para el tráfico, siempre bajo los considerandos establecidos legalmente.

Finalmente, se crea el Registro Estatal de Auxilio en Vías Públicas a fin de aportar una mayor certeza y seguridad a la hora de realizar las operaciones propias del auxilio en vías públicas.

Placa auxilio carretera

Por otro lado, se modifica también la señal V24, que pasa a denominarse “Vehículo de servicio en vías públicas”, aumentando la información contenida en la placa, y opcionalmente se podrá instalar una señal acústica tritonal.

Este Real Decreto, además de hacer referencia al servicio de auxilio en carreteras, también realiza una modificación que va afectar a la mayoría de los conductores, que es la sustitución de los Dispositivos de Preseñalización de peligro, los conocidos como “Triángulos” por una luz rotativa.  

Hasta el 1/01/2026 se podrán seguir usando los distintivos de preseñalización actuales (los triángulos), y a partir de esa fecha sólo se podrá utilizar la nueva señal V-16, con una serie de características homologadas de visibilidad (deberá ser visible en 360º y con una intensidad luminosa de entre 40 y 80 candelas, así como contar con un grado de impermeabilidad de al menos IP54.

El dispositivo será autónomo. Utilizará una pila o batería que deberá garantizar su uso al cabo de 18 meses. También son válidos si utilizan una batería recargable y siempre que se pueda cargar en el propio vehículo.

Y además comunicará el propio dispositivo, su activación, desactivación y geoposicionamiento, al punto de acceso nacional en materia de tráfico y movilidad, esta información de localización se enviará cada 100 sg. Sin depender de ningún elemento externo como un teléfono móvil. El coste de las comunicaciones (al menos 12 años) estará incluido en el precio de venta del aparato.

Comparte con tus conocidos